Leche

La leche puede producir alergia e intolerancia a la lactosa, dos enfermedades diferentes.

“Se diagnosticó a mi hijo de un año de edad con alergia a la leche, pero no tiene intolerancia a la lactosa”. ¿Cuál es la diferencia entre ambas? La respuesta a esta interrogante la explica la Dra. Nancy Ott, alergología e inmunología pediátrica de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, Estados Unidos. “A pesar de que puedan parecer similares, ser alérgico a la leche y tener intolerancia a la lactosa son dos enfermedades sin ninguna relación entre sí. La alergia a la leche implica una respuesta del cuerpo a la proteína de la leche, mientras que la intolerancia a la lactosa involucra a un carbohidrato presente en los productos lácteos”, afirmó.

Los alimentos se componen de proteína, carbohidrato y grasa. Todos estos son componentes necesarios en la alimentación de una persona. La proteína se encuentra principalmente en los productos lácteos, los huevos, la carne, los frutos secos, el maní, el pescado, los mariscos y los frijoles; aunque hasta los cereales, las frutas y las verduras contienen una pequeña cantidad de proteína.

Cuando alguien presenta una reacción alérgica, casi siempre es debido a la respuesta anómala del sistema inmunitario a una determinada proteína alimenticia.

En la alergia a la leche, el sistema inmunitario identifica como nocivas a ciertas proteínas de la leche. Eso desencadena la producción de inmunoglobulina E, o IgE, que son anticuerpos contra la proteínas.

Cuando los anticuerpos IgE entran en contacto con las proteínas, estos envían una señal al sistema inmunitario para que libere histamina y otras sustancias químicas del cuerpo. Dichas sustancias químicas hacen que el cuerpo presente la reacción alérgica. ¿Cuáles son los tratamientos para ambas enfermedades? El tratamiento de la alergia a la leche es la dieta de exclusión, único tratamiento eficaz, probado hasta la actualidad, para todos los pacientes con alergia a la leche de vaca. Estos pacientes deben seguir una dieta exenta de leche de origen animal (vaca, cabra, oveja…) y de sus derivados; además deben abstenerse de productos que la contengan.

Por otro lado, existen dos alternativas para el tratamiento de la intolerancia a la lactosa. La primera es suprimir de la dieta todos los alimentos que tengan lactosa. La otra alternativa consiste en la administración de sustitutos de la lactasa, es decir, tomar suplementos.

fuente: http://www.laprensagrafica.com

Share

Etiquetas: , , ,

Los amigos de Kaiku Sin Lactosa siguen con sus campañas originales. Ya nos sorprendimos gratamente con la campaña de los cupcakes y ahora van más allá con su campaña de “Con una sonrisa todo sienta mejor” que podéis encontrar en su Facebook y en su blog. No perdáis la oprtunidad de, como su nombre indica, reiros un poco y hasta ganar una de las 5 cámaras de fotos que sortean. ¡¡Os animamos a participar!!

 

COn una sonrisa sienta mejor

 

Share

Etiquetas: , ,

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda que la intolerancia a la lactosa, que afecta a más del 10 por ciento de la población española, está provocada por un problema al digerir el azúcar de la leche (la lactosa) que puede provocar dolor abdominal o diarrea pero en ningún caso la muerte.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda que la intolerancia a la lactosa, que afecta a más del 10 por ciento de la población española, está provocada por un problema al digerir el azúcar de la leche (la lactosa) que puede provocar dolor abdominal o diarrea pero en ningún caso la muerte.

Así lo ha reconocido a Europa Press la portavoz de esta entidad y jefa de Sección de Alergias del Hospital de Guadalajara, Arantxa Vega, después de que diversas informaciones sobre la muerte de un niño en una granja escuela  por una reacción alérgica apuntaran a que era intolerante a la lactosa y que un yogur de soja pudo ser el desencadenante de dicha reacción.

En este sentido, esta experta ha aclarado que estas informaciones pueden producir una “alarma injustificada” porque la intolerancia a la lactosa “nunca provoca reacciones alérgicas”. “Sólo da cuadro digestivo, de dolor abdominal o diarrea, por lo que nos puede llevar al cuarto de baño pero no a la puerta de Urgencias de un hospital”, ha aseverado.

“Los intolerantes pueden estar tranquilos porque de eso no se muere nadie”, ha insistido esta experta, que recuerda que otra cosa diferente son las alergias a la leche, que en ningún caso están provocadas por la lactosa sino por alguna de las proteínas de este alimento.

En estos casos, el paciente alérgico tiene anticuerpos contra la leche que hacen que, al tomarla, estos reaccionen y produzcan una reacción alérgica generalizada “que puede ser de mayor o menor intensidad en función de la gravedad de la alergia”, que en los casos más graves puede provocar anafilaxia, con riesgo mortal.

“Hay gente que ya tiene síntomas al tomar un mililitro de leche. Por lo que simplemente con 10 mililitros ya puede tener unos síntomas gravísimos”, ha advertido.

Y otra de las diferencias entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche es que estos últimos no pueden tomar ningún alimento derivado de origen animal, mientras que hay muchos intolerantes que pueden tomar yogures o quesos porque “al fermentar la leche, la lactosa suele transformarse en ácido láctico”.

europapress

Share

Etiquetas: , ,

Según informa The Little One & U, portal especializado en la venta de productos para bebés, puericultura e infantiles, crece la demanda de productos para intolerantes en bebés y niños menores de tres años.

La intolerancia a la lactosa se revela como una de las máximas preocupaciones en la alimentación de los más pequeños de la casa y por ello en los últimos seis meses la compra de productos relacionados con estas intolerancias se han incrementado un 14%.

Casi un 8% de los bebés tienen alergia alimentaria o son intolerantes a las proteínas de leche de vaca. El cuerpo de los niños reacciona de una manera desmedida a esta proteína en el caso de las alergias, mientras que la intolerancia es una reacción a la leche de vaca en la que no es preciso que intervenga el sistema inmunitario.

La manifestación de estos trastornos alimentarios viene determinada por la aparición de eccemas, diarreas, vómitos, cólicos o negativas a la ingesta de alimentos. En ocasiones los síntomas no aparecen en el momento lo que puede llegar a dificultar el diagnóstico.

Los alimentos que más se utilizan como alternativa a la leche en las dietas para bebés y niños intolerantes son las leches hidrolizadas sin lactosa y los sueros hidrolizados que aportan a los más pequeños todas las sustancias y nutrientes necesarios para el organismo. También gana adeptos la leche de cabra por sus bajos niveles de lactosa, y cada vez se recomienda más para dietas relacionadas con la intolerancia.

Desde The Little One & U se señala el hecho de que este incremento en la demanda también se debe a que las madres disminuyen la cantidad de productos lácteos en la dieta e incluyen otros de menor contenido en lactosa con el fin de no eliminar por completo el calcio necesario y prevenir posibles reacciones alérgicas o intolerancias.

Finalmente las recomendaciones pasan por observar la conducta y los síntomas posteriores a la ingesta de lactosa y, en caso de detectar reacciones adversas, acudir de inmediato al pediatra para determinar los productos que más se acomoden a una dieta que combata dichas intolerancias.

fuente: http://informaria.com

Share

Etiquetas: , , , ,

admin el 27 Abril 2014

Solomillo al Pedro XiménezLlevamos unos días de ausencia en lo que a posts se refiere. Sevilla y el mes de abril es lo que tiene, que te quita mucho tiempo. Semana Santa, puente de Mayo, Feria…junto con el trabajo, claro, pues queda poco tiempo para las demás cosas. Como forma de resarcirme, y como ya adelanté en posts anteriores, os traigo la receta de Solomillo al Pedro Ximenez de mi madre, que espero que os encante porque, aparte de exquisita, es sencillísima de hacer.

 

Ingredientes:

  • 500 gr. de solomillo de cerdo ibérico sin lactosa (verificar en la carnicería).
  • Medio vaso de Pedro Ximénez.
  • Un brik de nata líquida sin lactosa Kaiku.

Elaboración:

  • Se filetea el solomillo y lo pasamos por la sarten para dorarlo un poquito.
  • Lo sacamos de la sarten y en el mismo aceite echamos medio vaso de Pedro Ximénez hasta que de un hervor.
  • Vertimos el brick de nata en la sartén junto con los filetes hasta que lo veamos hecho.

Share

Etiquetas: , , , ,