Vaso de leche

La lactosa es el azúcar que se encuentra de forma natural en la leche. Para digerirla, el organmismo humano precisa de la enzima lactasa que se produce normalmente en la mucosa intestinal, y que transforma la lactosa en unidades más pequeñas (glucosa y galactosa). La intolerancia a la lactosa se debe a la disminución o ausencia de lactasa en el conducto digestivo. La causa de intolerancia a la lactosa puede ser congénita, por un error del metabolismo bastante raro, en el que la lactasa falta desde el nacimiento, o adquirida.

Esta última puede ser parcial o total y puede iniciarse en la infancia, adolescencia o en la edad adulta. Puede deberse a una disminución progresiva de lactasa en las células de la mucosa intestinal a partir de los dos o tres años de edad, sin que se conozca la causa, o como consecuencia de una agresión a la mucosa intestinal por un virus, bacterias, antibióticos o quimioterapia, diarreas infecciosas, enfermedad inflamatoria intestinal crónica, enfermedad celíaca, ingesta excesiva de alcohol, etc.

Los síntomas suelen aparecer de los 30 minutos a las 2 horas después de haber ingerido alimentos que contengan lactosa, generalmente acompañados de flatulencia, cólico intestinal y diarrea. Los síntomas desaparecen entre 3 y 6 horas más tarde. Estos se deben a que la lactosa no digerida en el intestino delgado, pasa al grueso y allí es fermentada por las bacterias de la flora intestinal produciendo hidrógeno y otros gases.

La intolerancia a la lactosa es una afección de las microvellosidades intestinales debida a que el organismo produce poca o ninguna cantidad de la enzima lactasa, que se deriva en una imposibilidad de metabolización de la lactosa (el «azúcar de la leche»).

De esta forma, cuando la ausencia de lactasa impide al organismo asimilar la lactosa se produce un cuadro clínico representativo como manifestación a esta incapacidad de responder adecuadamente a su presencia en el conducto digestivo.

Contenido

La lactosa (descripción técnica)

La lactosa (β-D-galactopiranosil-α-D-glucopiranosa) es un disacárido formado por la unión de una molécula de glucosa y otra de galactosa. Concretamente intervienen una β-galactopiranosa y una α-glucopiranosa unidas por los carbonos 1 y 4 respectivamente. Al formarse el enlace entrelos dos monosacáridos se desprende una molécula de agua. Además, este compuesto posee el hidroxilo hemiacetálico, por lo que da la reacción de Benedict.

A la lactosa se la llama también azúcar

de la leche, ya que aparece en la leche de las hembras de los mamíferos en una proporción del 4 al 5%. La leche de camella, por ejemplo, es rica en lactosa. En los humanos es necesaria la presencia de la enzima lactasa para la correcta absorción de la lactosa. Cuando el organismo no es capaz de asimilar correctamente la lactosa aparecen diversas molestias cuyo origen se denomina intolerancia a la lactosa.

transformacion de la lactasa para gente con intolerancia lactosa

Cristaliza con una molécula de agua de hidratación, con lo que su fórmula es: C12H22O11·H2O, luego se la puede también llamar lactosa monohidrato. La masa molar de la lactosa monohidrato es 360.32 g/mol. La masa molar de la lactosa anhidra es 342.30 g/mol

Incidencia

En las culturas donde el consumo de leche y productos derivados ha sido habitual durante años la probabilidad de padecer esta afección es menor que en aquellos pueblos en donde, tradicionalmente, no se consumía leche, ya que en el caso del primer grupo la cantidad y la duración de la lactasa a lo largo de la vida de los individuos es mayor que en el segundo grupo cultural. Como resultado de esto, la prevalencia de la intolerancia de la lactosa a nivel mundial varía ampliamente dependiendo principalmente del origen étnico. Los grupos más afectados en poblaciones cosmopolitas son los africanos, indios, americanos y asiáticos, contrastando con la baja prevalencia que presentan los norteamericanos caucásicos y los europeos escandinavos:

  • Suecos: 1 %
  • Ingleses: 6 %
  • Rusos: 15 %
  • Españoles: 15 %
  • Árabes: 80 %
  • Esquimales: 83 %
  • Mexicanos: 83 %
  • Africanos centrales: 83 %
  • Tailandeses: 98 %

Tipos y causas

Intolerancia primaria (permanente)

Es determinado por la genética de la persona. Es hereditario y permanente. Es frecuente en la vida adulta. La persistencia de la lactasa es la anormalidad debida a un defecto en la regulación de su maduración.

Intolerancia secundaria o adquirida (reversible o temporal)

Se trata de una deficiencia relativa (transitoria) de lactasa en el intestino debida a patologías o situaciones (como malnutrición o toma de medicamentos) que resultan en una supresión de sus reservas enzimáticas en el tracto digestivo.

  • Infección gastrointestinal. Se trata de un episodio agudo de gastroenteritis infecciosa que conlleva un daño en la mucosa y microvellosidad del intestino.
  • Medicamentos. Hay cierta gama de fármacos que pueden dar como resultado un daño mucoso en el tracto gastrointestinal. Algunos de éstos son: aspirina, antiinflamatorios no esteroideos (AINES), antibióticos, etc.
  • Enfermedad crónica del intestino delgado. Algunos ejemplos son: malnutrición, enteritis actínica, gastropatía diabética, enteritis regional, síndrome carcinoide, fibrosis quística, etc. Algunas personas celíacas pueden también presentar este cuadro, por lo que se desaconseja el consumo de lácteos a quienes padezcan de esta enfermedad.

Deficiencia congénita de lactasa

Es un desorden genético que previene la producción enzimática de la lactasa. Está presente en el nacimiento y el diagnóstico se hace en la infancia temprana. Esta clase de intolerancia viene determinada por los genes y se encuentra muy ligada a la raza o pueblo étnico (territorial) del que se proceda. Por ello, hay una predisposicón genética a padecer una deficiencia de lactasa que impida una correcta absorción de lactosa que puede ser transmitida de generación en generación.

Biología de la lactasa

La enzima lactasa, también llamada beta-D-galactosidasa, es sintetizada si al menos uno de los dos genes que la codifican están presentes. Solamente cuando la expresión de ambos genes está afectada se reduce la síntesis de la enzima lactasa, lo cual a su vez reduce la digestión de lactosa. La persistencia de la lactasa, permitiendo que se realice la digestión de la lactosa, es el alelo dominante. Por lo tanto la intolerancia fisiológica a la lactosa es una mutación autosómica recesiva. Sin embargo, culturas como la japonesa, donde el consumo de productos lácteos se ha ido incrementando, demuestran una baja prevalencia de intolerancia a la lactosa a pesar de la predisposición genética.

La condición normal en los mamíferos es que los jóvenes de las especies experimenten una reducción en la producción de lactasa al final del período de destete (un período específico para cada especie). En sociedades que no consumen productos lácteos, la producción de lactasa usualmente cae en un 90 % aproximadamente durante los primeros cuatro años de vida, aunque la caída exacta a lo largo del tiempo varía ampliamente. Sin embargo, ciertas poblaciones humanas tienen una mutación en el cromosoma dos que resulta en un «bypass» de la disminución común en la producción de lactasa, haciendo posible que miembros de estas poblaciones continúen consumiendo leche fresca y otros productos lácteos a lo largo de sus vidas.

La intolerancia patológica a la lactosa puede ser causada por la enfermedad celíaca, la cual daña las vellosidades que producen la lactasa en el intestino delgado. Esta intolerancia a la lactosa es temporal y desaparece después de que el paciente ha estado en una dieta libre de gluten el tiempo necesario para que se recuperen las vellosidades.

Ciertas personas que reportan problemas con el consumo de lactosa realmente no sufren intolerancia a la misma. En un estudio de 323 sicilianos adultos, Carroccio et al. (1998) encontró que solamente el 4 % sufría de intolerancia a la lactosa y mala digestión de la lactosa, mientras que el 32.2 % sufría de mala digestión de la lactosa, pero no fueron clasificados como intolerantes. Sin embargo, Burgio et al. (1984), encontró en su estudio que 72 de 100 sicilianos y 106 de 108 italianos del norte (51 %) sufrían de intolerancia a la lactosa.

Signos y síntomas

La sintomatología a este padecimiento suele surgir tras la ingesta de productos lácteos o alimentos que los contengan en su composición. Dependiendo del nivel de deficiencia de lactasa y la cantidad de alimento ingerido, la magnitud y número de síntomas pueden variar de una persona a otra o, incluso, en diferentes situaciones.

Algunos síntomas son:

  • Cólicos abdominales
  • Distensión abdominal
  • Malabsorción
  • Flatulencias (gases)
  • Pérdida de peso
  • Desnutrición
  • Crecimiento lento (en niños)
  • Diarrea
  • Heces flotantes y con olor fétido
  • Estreñimiento y defecación con ardor
  • Erupciones cutáneas

Diagnóstico

Existen varias formas para poder diagnosticar una intolerancia a la lactosa.

Test de tolerancia a la lactosa

Se basa en la medición de la respuesta glucémica a una sobrecarga de lactosa (50 gramos) cada 30 minutos después de las 2 horas siguientes a dicha ingesta, normalmente divididas en tres tomas (30, 60 y 120 minutos). En una situación normal, la glucemia aumenta en 20 mg/dl del nivel basal de glucosa en sangre, por lo que una ausencia de este incremento glucémico sugiere una deficiencia de la enzima lactasa. Es una forma de confirmación bastante inespecífica debido a que ciertas patologías pueden invalidar el resultado de este test (diabetes mellitus, síndrome de malabsorción, síndromes funcionales de vaciamiento gástrico), y por ello debe ser interpretado con prudencia.

Se espera variabilidad sustancial en la respuesta clínica (náuseas, retorcijones, distensión, diarrea y flatulencia), en la medida en que la extensión y la severidad de la intolerancia a la lactosa varía entre individuos.

Cuando se considera la necesidad de confirmación, es importante distinguir la intolerancia a la lactosa de la alergia a la leche, la cual es una respuesta inmune anormal (usualmente) a las proteínas de leche. Puesto que la intolerancia a la lactosa es el estado normal para la mayoría de los adultos a escala mundial, y no es considerada una enfermedad, el diagnóstico médico normalmente no es requerido. Sin embargo, si la confirmación es necesaria, están disponibles tres pruebas:

Test de hidrógeno espirado

En los individuos que padecen una deficiencia de lactasa, la lactosa que el organismo es incapaz de absorber pasa en forma libre hacia el colon (al no haber absorción, el glúcido sigue el recorrido entérico normal). Durante su tránsito por el intestino, las bacterias allí presentes degradan la lactosa produciendo gran cantidad de hidrógeno libre. Este gas, una vez en el intestino grueso es absorbido hasta el corriente circulatorio para ser eliminado a través de las vías respiratorias (sistema respiratorio). De este modo, cuando un sujeto que tiene intolerancia a la lactosa ingiere 50 gramos de este azúcar su excreción de hidrógeno por medio del aire espirado aumenta considerablemente tras dicha sobrecarga y durante varias horas después. Este test es un método rápido y bastante fiable para detectar la malabsorción de lactosa.

Acidez de las deposiciones

Puede ser usado para diagnosticar la intolerancia a la lactosa en niños pequeños, para quienes otros tipos de métodos son arriesgados o poco prácticos.

Biopsia del intestino delgado

Una biopsia intestinal puede confirmar la intolerancia a la lactosa después de descubrir una elevación de hidrógeno en la prueba de espiración de hidrógeno. Este procedimiento consiste en la extracción de una muestra del tejido del intestino delgado para examinar, mediante el microscopio, posibles alteraciones que puedan afectar a una mala metabolización de la lactosa.

fuente: Wikipedia

14 comentarios sobre La lactosa

  1. ALEX dice:

    TUVE UN CANCER DE RECTO, SEGUN TENGO ENTENDIDO, EL ORGANISMO HUMANO ES INTOLERANTE TOTAL A LA LECHEDE VACA, SEGUN LOS DOCTORES
    LO MIO FUE GENETICO, ME GUSTARIA SABER SI LOS YOGURES ESTAN BIEN PARA MI CONDICION Y QUE TIPO DE ELLOS.
    ALEX

  2. admin dice:

    Hay yogures “Sin lactosa” como los de Kaiku o los Vivesoy, pero lo mejor en tu caso es que lo hables con tu médico, que es el que mejr sabrá que puedes tomarte

  3. Lesa dice:

    Thank you so much for this aritlce, it saved me time!

  4. Quisiera saber cual es el beneficio de la Lactosa, sí se asimila normalmente y sí hasbtia algún tdrastorno de salud la deficiencia de la misma. Gracias

    • admin dice:

      Javier, hay muchas teorías sobre eso. Quizás debas leerte unos cuantos artículos de la web.

      • Esperanza dice:

        En mi opinión la lactosa no nos hace falta para nada. De hecho los mamíferos no tendríamos que tomar lácteos a partir del destete o poco tiempo después. Los intolerantes no somos enfermos ni gente rara. La mutación genética de la especie humana se ha dado después a “tolerantes”. Esto es lo más raro. En las civilizaciones del norte, donde se ha dado más industrialización, a partir de la ganadería, especialmente la vacuna, y se ha explotado más la leche que la carne y los vegetales, es donde se ha dado mayor evolución y adaptación hacia la tolerancia a la lactosa. De hecho, cuanto mayor es el negocio del suero lácteo (y su invasión en la industria alimentaria) más personas tienen necesidad de que se les diagnostique la IL y poder luchar contra ella. Mi opinión es: el problema no es que somos más intolerantes; sino que es muy difícil de evitar la ingesta de lactosa; no basta con dejar los lácteos. La lactosa está en casi todos los alimentos manipulados industrialmente.

  5. Cris dice:

    En mi opinión la lactosa no nos hace falta para nada. De hecho los mamíferos no tendríamos que tomar lácteos a partir del destete o poco tiempo después. Los intolerantes no somos enfermos ni gente rara. La mutación genética de la especie humana se ha dado después a “tolerantes”. Esto es lo más raro. En las civilizaciones del norte, donde se ha dado más industrialización, a partir de la ganadería, especialmente la vacuna, y se ha explotado más la leche que la carne y los vegetales, es donde se ha dado mayor evolución y adaptación hacia la tolerancia a la lactosa. De hecho, cuanto mayor es el negocio del suero lácteo (y su invasión en la industria alimentaria) más personas tienen necesidad de que se les diagnostique la IL y poder luchar contra ella. Mi opinión es: el problema no es que somos más intolerantes; sino que es muy difícil de evitar la ingesta de lactosa; no basta con dejar los lácteos. La lactosa está en casi todos los alimentos manipulados industrialmente.
    +1

  6. jose dice:

    Que tiene que ver la intolerancia a la lactosa con las proteinas de la leche?. En algunos medican¡mentos con monohidrato de lactosa como excipiente, dice que no se pueden tomar si se es alérgico a las proteinas de la leche. Es lo que no entiendo
    Ej; spiriva

    • admin dice:

      Hola josé,

      La intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de la leche son cosas diferentes que en algunos casos se pueden dar en la misma persona

  7. Pamela dice:

    Estoy tomando unos medicamentos que tienen “lactosa monohidrato”, siendo yo intolerante. Me pregunto si serán recomendables…
    Gracias

    • Vivíana dice:

      Yo me pregunto lo mismo,¿ para que agregan lactosa a medicamentos para la tiroides ? Si hay estudios que demuestran la relación entre el consumo de lácteos , no solo lactosa ,con el cáncer de mamas y de próstata . Uno trata de seguir una dieta sana y es imposible .

  8. Angela dice:

    Quiero saber exactamente que es la grasa anhidra de leche,por que encontre un chocolate que dice 0% lactosa,pero en los ingredientes aparece la grasa anhidra….puede un alergico a la lactosa consumir ese producto???

  9. Tengo una bb de 9 meses mi esposa tomo metronidazol durante la lactancia y fe ahi en adelante mi holija inicio con flatulrncia diarreas fetidas mpal olientess malestas osterior al pecho los dintomas persistieron un examen de sustancias reductoras me salio positivo 1% que me ayude un experto

Deja un comentario