Lactosa, fructosa y gluten son las que provocan mayores reacciones en los niños

Intolerancia a la lactosa, fructosa, sorbitol, alergia al huevo, pescado, frutos secos, al gluten… son innumerables las reacciones adversas que sufren cada día con mayor frecuencia los más pequeños de la casa.
“A lo largo del pasado año se incrementaron en más de un 30% los nuevos casos atendidos por el equipo de pediatría de la Clínica Mediterráneo de la capital, tal y como ha detallado la responsable de esta unidad, Sara Sánchez. Las costumbres más actuales en la alimentación parece que son una de las principales teorías entre los expertos, que afirman que ésta podría ser la causa del aumento de este tipo de reacciones. Entre ellas se encuentran las alergias alimentarias, que son una reacción inmunológica anormal a un componente de la comida por parte de aquellos sujetos cuya tolerancia oral a los alimentos no les permite reconocer determinadas sustancias como inocuas.
Estos alimentos son habitualmente inofensivos y bien tolerados por el sistema inmune, cuando éste funciona correctamente. Las reacciones adversas a los alimentos, donde se incluyen las alergias alimentarias, son un problema de inicio en la infancia. Se estima que más del 6% de los niños menores de 3 años sufren algún tipo de intolerancia a los alimentos, frente al 1-2% de adultos que las padecen. Cuando se habla de alergias alimentarias, es decir, donde hay una respuesta adversa del sistema inmunológico, la incidencia alcanza al 2% de los niños y a menos del 1% de los adultos. En los últimos 20 años se ha suscitado un gran interés por las intolerancias y alergias alimentarias dado el incremento exponencial de su incidencia en países industrializados, de modo que la OMS las ha considerado como una de las epidemias del siglo XXI. Tanto las cifras de prevalencia como el espectro de alérgenos alimentarios varían considerablemente de unas regiones geográficas a otras, debido a que reflejan variaciones en la dieta según diferentes culturas. Una de las dificultades a las que se enfrentan las personas con intolerancias y alergias alimentarias es que el alimento que causa el problema no es siempre fácil de identificar cuando se trata de un ingrediente presente en el producto manufacturado.

Por consiguiente, la adquisición de este tipo de alimentos les puede requerir mucho tiempo al tener que comprobar en la etiqueta de cada producto la relación de ingredientes. Aunque en teoría cualquier proteína alimentaria puede sensibilizar al sistema inmune, típicamente los alérgenos son glucoproteínas relativamente resistentes a la digestión y al cocinado.

fuente: www.elalmeria.es

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario