En torno a la intolerancia a la lactosa se han creado algunas ideas preconcebidas, relacionadas con su diagnóstico y tratamiento, aclara aquí tus dudas

Es común escuchar a algunos padres, que tras innumerables trastornos gastrointestinales de sus hijos, compartan su preocupación sobre el diagnóstico del especialista: intolerancia a la lactosa.

Desafortunadamente, alrededor de esta situación hay una gran cantidad de desinformación que confunde a los padres sobre el tratamiento, así como de las recomendaciones ideales para que los pequeños que atraviesan esta situación lo hagan de la mejor forma.

El doctor Mario A. Acosta Bastidas, especialista en pediatría médica del Instituto Nacional de Pediatría, aclara los principales mitos y explica las realidades que rodean a este padecimiento.

Mito 1: Afecta solo a los recién nacidos

Si bien se presenta principalmente en los niños recién nacidos prematuros -ya que su tubo digestivo aún no ha terminado de desarrollarse, también puede manifestarse entre los dos o tres años de edad, cuando inicia con la alimentación completa.

Mito 2: El responsable de diagnosticar este padecimiento es el gastroenterólogo

No es verdad. Lo más recomendable es que sea el pediatra, quien como especialista en el cuidado de la salud del niño realice el adecuado diagnóstico del infante, así como el tratamiento a seguir.

Mito 3: Las molestias se presentan sólo cuando se ingiere leche

Falso. Consumir cualquier tipo de alimentos lácteos ocasiona que se presenten las molestias. Estas aparecen aproximadamente media hora después de su ingestión, lo que hace que se altere el estado general del niño.

El especialista explica que los síntomas más comunes de la intolerancia a la lactosa en la población infantil son muy específicos e indicativos de que algo anda mal con su salud, ya que provoca en los menores síntomas como náuseas y en ocasiones vómito, dolor abdominal -cólico-, distensión abdominal o gases, así como estreñimiento y/o diarrea.

Por ello, es preciso informar al pediatra si alguna de estas situaciones se presenta y estar al pendiente sobre la frecuencia en la que se manifiestan.

Tratamiento

Una de las falsas ideas que hay alrededor de este padecimiento es que será una condición con la que el niño crecerá y la cual estará sufriendo, ya que tendrá que evitar ciertos alimentos que en particular, es frecuente que a los niños les encanten, pero que pertenecen al grupo de lácteos.

Acosta Bastidas explica que esto es falso, ya que sí es posible curar la intolerancia a la lactosa, pero que para esto se requiere de un tratamiento puntual, así como de seguir de manera disciplinada las indicaciones del pediatra.(Fuente:Terra)

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario