Probióticos y prebióticos: ¿son lo mismo?En los últimos años los probióticos y los prebióticos se han vuelto muy populares, y es común que una gran gama de productos indiquen en sus empaques que los contienen. ¿Pero sabes qué son? ¿Los dos significan lo mismo? ¿Por qué se han vuelto tan populares? ¿Es verdad que son buenos para la salud? A continuación se hablará sobre estas preguntas y más datos interesantes sobre el tema.

Los probióticos son realmente bacterias que viven en nuestro tracto intestinal y también se conocen como flora bacteriana, mientras que los prebióticos, constituyen el alimento de estas bacterias.

Estas bacterias en nuestro cuerpo tienen muchísimas funciones que nos ayudan a tener una buena salud, y al mismo tiempo se benefician de vivir en nosotros. ¿Sabías que entre 1.5 y 2kg de nuestro peso corporal corresponde a la flora intestinal? Esta cantidad representa entre 500 y 1,000 especies diferentes de microorganismos, algunos todavía sin identificar. En cuanto a números de células, en nuestro cuerpo hay más células de bacterias que nuestras. ¿Y por qué es bueno que tengamos tantas bacterias en nuestro cuerpo? La enorme cantidad de bacterias de nuestro organismo tiene muchísimas ventajas para nosotros: en primer lugar evitan que bacterias patógenas (malas y que nos pueden causar daño) se desarrollen en nuestro intestino; promueven el movimiento intestinal y por lo tanto previenen el estreñimiento y mejoran la absorción de nutrimentos de los alimentos; además, ayudan a mejorar nuestro sistema inmune, el encargado de defendernos frente a organismos dañinos. Para aquellas personas que son intolerantes a la lactosa, también los ayudan a disminuir ciertos síntomas pues las bacterias del intestino digieren a la lactosa. Así mismo, pueden contribuir a prevenir algunas alergias alimentarias y muchas enfermedades del colon (intestino grueso), desde diarreas hasta cáncer. Además, estos microorganismos pueden prevenir enfermedades respiratorias e incluso son ellos los responsables de sintetizar la vitamina K de nuestro cuerpo. Por ello, cuando un bebé nace se le inyecta una dosis profiláctica de dicho micronutrimento, ya que su tracto gastrointestinal es estéril y la vitamina K es fundamental para la coagulación de la sangre.

Es importante saber que existen varios factores que pueden influir en el número de microorganismos que tenemos en nuestro cuerpo, tales como la alimentación, higiene, consumo de algunos medicamentos, el clima, la edad, presencia de alergias, e incluso nuestros niveles de estrés. Por ello, se recomienda consumir diariamente una cantidad entre 108 y 109UFC (Unidades formadoras de colonias), que equivalen a consumir un Yakult al día.

¿Pero el ácido del estómago no les hace daño a las bacterias que consumimos? La respuesta es no. Para que un microorganismo se considere probiótico, debe ser capaz de resistir la acidez del estómago, se debe poder adherir a la pared del intestino y debe permanecer viable durante su almacenamiento. Sin estas características las bacterias no podrían aportar ningún beneficio para nuestra salud. Los probióticos más comunes son Lactobacillus, Bifidobacterium y algunas especies de Streptococcus, y se encuentran en alimentos lácteos fermentados (Yakult), algunos quesos, yogurt, kéfir, pepinillos, aceitunas, algunos cereales, cerveza y salsa de soya, entre otros.

En cuanto a los prebióticos, como ya se mencionó, son sustancias que sirven como alimento para ciertos probióticos. Son ingredientes de los alimentos que nosotros no podemos digerir pero por su estimulación de la flora intestinal tienen efectos benéficos a la salud. Cada especie de bacteria de nuestro intestino tiene un alimento preferido, es decir, los probióticosseleccionan sus prebióticos. Algunos ejemplos de prebióticos son la inulina, fructooligosacáridos, rafinosa, y la fibra dietética. Los prebióticos normalmente se encuentran en cereales integrales, verduras y frutas como la cebolla, ajo, espárragos, poro, alcachofa de Jerusalén, endivia y plátanos.

Para tener un equilibrio en nuestra flora intestinal es importante consumir tanto probióticos como prebióticos, para que de esa manera las bacterias de la flora ejerzan todos sus beneficios en nuestro organismo.

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , ,

2 comentarios sobre Probióticos y prebióticos: ¿son lo mismo?

  1. María dice:

    Hola,
    me gusta mucho vuestroblog.
    Este tema me interesa especialmente.
    Soy intolerante a la lactosa y me mandaron distintos probióticos para intentar mejorar mi estado pero no funcionaron.
    Parece ser que soy intolerante a los probióticos.
    ¿Es eso posible? ¿Todos lo probióticos son de origen lácteo?
    ¿Puede ser síntoma de algo que no tolere la lactosa ni los probióticos?
    No espero que respondan a mis preguntas pero si alguien sabe algo se lo agradecería.
    Enhorabuena por su blog.

  2. frederick dice:

    hola, yo empece a tomar probioticos que me gastro me receto.me dijo sera complicado por que eres intolerante, pero luego tu cuerpo se ira potenciando mas y mas y las molestias disminuiran, espero que pasen la molestias, siento hinchazon mas no dierreas ni colicos eso me cambio la vida como colon irritable victim…lo otro acompañarlo de LEROGIN o el mas comun OMEPREZOL para que no cause molestias mientras nuestro cuerpo lo tolera…les cuento como me fue al cabo de un mes … 🙂

Deja un comentario