Parece ser que hay en Murcia un lugar de lo más interesante para nuestra dieta. Se trata del restaurante Maná, del cual he econtrado el siguiente artículo en la verdad. Si alguno va por allí, ya sabe que tiene que comentárnoslo con su opinión sincera:

Reconozco que acudí al restaurante Maná con el gesto torcido, sin muchas esperanzas de volver a casa contento. No porque no me guste la verdura, al contrario, sino porque no soy de los que quedan satisfechos con una ensalada variada y cuatro pimientos a la plancha. Como ya sabréis, en estos restaurantes no se utiliza ni carne ni pescado en sus elaboraciones, por lo que la verdura, el arroz y los huevos son elementos fundamentales en la cocina.

Ni carne ni pescado
Sentado con Clemente, dueño del negocio y vegetariano durante los últimos 20 años, observo que el servicio de camareros es ágil y cercano. Tras preguntarle cómo ha podido estar durante veinte años sin comer jamón -si no lo pregunto reviento-, me cuenta que sus clientes suelen venir de todas partes de Murcia en busca de una comida sana a base de platos tradicionales y a un precio más que razonable (11 euros).
El pan, el agua y la ensalada se sirven a tutiplén. El camarero acude a cada mesa con una jarra de cristal llena de agua -de osmosis- y con una panera con rosquillas y unos trocitos de pan integral. En un lateral del restaurante se encuentra el mostrador con los ingredientes de la ensalada, entre los que encontramos lechuga, zanahoria, olivas, cebolla, remolacha, maíz dulce, brócoli, pipas peladas, sésamo, alga nori picada, levadura de cerveza, salsa de piña, de yogurt, de soja, aceite y vinagre. Este plato está dentro del buffet libre, pero es el comensal quien debe de acudir a servirse. Destaca la salsa denominada ‘Mil islas’, la cual está compuesta por leche de soja, pimiento rojo y verde y pepinillo. Está diseñada para aquellos clientes que ni siquiera comen derivados de los animales -ni leche, ni huevos- o son alérgicos a la lactosa. En el menú diario se puede elegir entre varios entrantes, primeros y postres, aunque no existe una carta como tal.
Entre los cuatro entrantes de la semana -cambia el menú todos los lunes- me decanto por el rollito de berenjena con tapenade de avellanas, compuesto de unos champiñones con bechamel envueltos en una rodajita de berenjena a la plancha con una salsa pesto por encima. Lo encuentro bastante correcto el plato, salvo la tirantez que presenta la piel de la verdura al haber sido cocinada en la plancha poco tiempo.
La elaboración de la carta está pensada para un público muy amplio. Entre los cuatro entrantes, seis primeros y cuatro postres que encontramos, podemos elegir entre varios niveles de platos calóricos, al gusto del comensal.
Como plato fuerte pido el ‘Chop suey’: arroz integral con soja, cebolla, calabacín y pimiento, todo en proporciones iguales. La porción es abundante y ha sido emplatada con un molde redondo. El sabor muy agradable.
Como algo excepcional también me dan a probar la tarta napolitana, compuesta por una especie de pastel de champiñones y huevo cuajado al horno en un molde y servido sobre una salsa de tomate. Recuerda a una quiche francesa por su tostado en la parte superior, aunque la de Maná no lleva masa alguna. Un plato muy casero y sabroso.
Es agradable comprobar cómo en Maná no se ha caído en ese terrible error de especiar salvajemente todas las elaboraciones con el fin de contrarrestar la falta de sabor a carne y pescado. De postre pido la tarta ‘Tatín’, aunque podría haberme decantado por un soso e insípido yogurt blanco o un calórico y contundente ‘coulant’ de chocolate. La textura de la manzana es excelente y el punto del dulce está muy bien conseguido, pero el plato cojea por la masa que acompaña a la fruta, muy tosca y seca.
Antes de terminar, no me resisto a probar uno de sus zumos recién hechos. Aunque me lo ofrecen de mango y limón, podéis probarlos de col blanca y nabo, kiwi y manzana, apio, manzana y zanahoria y ¡hasta de germinado de alfalfa!

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , , ,

1 comentario sobre Restaurante Maná en Murcia

  1. dolores dice:

    ciertamente la cocina a lo largo del años 2011 que es cuando yo lo conoci era realmente maravillosa, pero desde hace unos meses han bajado muchiiiiiiiisimo la calidad de los platos, lastima, porque por lo general es un sitio familiar y agradable a los sentido excepto al del gusto

Deja un comentario