Según la Organización Mundial de la Alergia (World Allergy Association),  las enfermedades alérgicas afectan al menos al 20 por ciento de la población mundial y, en este porcentaje, las alergias alimentarias cobran cada vez mayor protagonismo. De hecho, éstas se han convertido en el segundo tipo de alergias más común, por detrás del asma.

Durante la I Edición de ALERGO-FORUM, un encuentro sobre Celiaquia, Alergias e Intolerancias Alimenticias organizado por la empresa Alervite la semana pasada en Madrid,  se ha destacado no confundir la intolerancia a la lactosa, que da lugar a una sintomatología más grave, con una deficiencia de lactasa que, según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, afecta al 34 por ciento de la población española y cuyos síntomas son más leves. Es por ello que la AEDN  advierte de la importancia de que sea un especialista en gastroenterología el que realice el diagnóstico de esta afección, ya que en muchos casos  se auto-diagnostica sin haber pasado ninguna clase de prueba médica.

Carla Trigo, Directora de Alervita, invita a hacer una valoración a nivel consciente del alimento que estamos ingiriendo y cómo está llegando a nuestras casas. ‘Porque los alimentos que estamos ingiriendo  tienen bastantes índices de toxemia en su composición y a nivel nutricional no llega a nutrir realmente las células y el sistema inmune se colapsa, dice basta, y aparece una alergia  o una intolerancia’.

Se estima que aproximadamente el 75 por ciento de la población del mundo tiene un rasgo genético que hace que los niveles de lactasa comiencen una disminución irreversible después de la lactancia pero, afortunadamente, no todos tenemos síntomas de intolerancia a esta sustancia después de consumirla en cantidades normales

La leche y sus derivados contienen lactosa, que nuestro intestino puede digerir gracias a la acción de la lactasa, una enzima que se produce en el intestino delgado y cuya función es ‘romper’ la lactosa para asegurar su  absorción. Si el nivel de lactasa no es suficiente,  la lactosa llega  sin digerir al intestino grueso,  causando la aparición de síntomas como dolor e hinchazón abdominal, vómitos, diarreas y flatulencia, entre otros.

Las personas con  intolerancia a la lactosa real o auto-diagnosticada podrían presentar un mayor riesgo de padecer una enfermedad ósea como la osteoporosis, según afirman los especialistas de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN).  Esta potencial vulnerabilidad se explica porque, en muchos casos, cuando se tiene o se cree tener intolerancia a la lactosa, un azúcar presente en la  leche, se suprimen  de forma errónea todos los lácteos de la dieta, la principal fuente de calcio.

Durante el encuentro de ALERGO-FORUM la celiaquía fue otro de los puntos que se abordó. A día de hoy, la prevalencia de la enfermedad celíaca en la infancia es cinco veces superior a la de la población adulta. Así se desprende de un reciente estudio epidemiológico con 4.230 participantes de entre 1 y 80 años que publica la revista científica Alimentary Pharmacology and Therapeutics , realizado en  colaboración entre el Hospital Sant Joan de Déu, el Hospital Mútua de Terrassa y la Universidad de Barcelona.

fuente: prsalud

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , ,

2 comentarios sobre Aumentan las intolerancias a los alimentos

  1. Norma dice:

    les felicito por dranos esta informacion ya que la mayoria de nosotros lamantablemente no estamos bien informados, y creemos que la leche de soya y otras leches enbasadas son buenas pero que engaf1o realmente, por eso desde ahora NO MAS LECHES ENBASADAS DE NINGUNA MARCA.

  2. corinne ocete dice:

    En sí los lacteos no son buenos,no hay ningun animal que consuma leche durante toda su vida a excepcion del hombre,tampoco hay ningun animal que de forma natural consuma leche de otro animal distinto a excepcion del hombre.La leche que compramos envasada y que a sido obtenida de forma intensiva lleva una cantidad de hormonas,y de toxicos que dañan a nuestro organismo.Y si hablamos de calcio lo que realmente es rico en calcio son los frutos secos,sesamo,soja,vegetales y legumbres y la estrella son las algas la wakame y la kombu..no necesitamos los lacteos para nada.

Deja un comentario