La leche de cabra es un lácteo compuesto fundamentalmente por agua. Tiene un alto aporte calórico debido a la cantidad de hidratos de carbono y grasas que contiene, así como proteínas de muy buena calidad.

En lo que se refiere a vitaminas y minerales de la leche de cabra, destaca fundamentalmente el calcio y la vitamina D, ambas esenciales para la formación de huesos y para ayudar a prevenir enfermedades como la osteoporosis, sin olvidar un aporte destacado de vitamina B2 o riboflavina y de vitamina A.

En cuanto a las ventajas, no necesita ser homogeneizada, es más sabrosa que la leche de vaca y un poco más dulce , aunque su sabor es más fuerte y su aceptación es menor. La grasa de la leche de cabra es más digestible que la de vaca, por lo que la convierte en una buena opción para niños, ancianos y personas que sufren trastornos gástricos.

La leche de cabra contiene niveles muy bajos de lactosa, por lo que puede resultar muy útil para personas intolerantes a la lactosa. Es poco alergénica, ya que una escasa cantidad de caseína, por lo que es adecuada para quienes son alérgicos a esta proteína. Es muy importante saber que si existe alergia a la proteína beta-lactoglobulina, la leche de cabra no es beneficiosa.

Ciertos estudios han demostrado que algunas personas con afecciones de las vías respiratorias, suelen observar mejoría consumiendo esta leche ya que se fabrica menos mucosidad que con la leche de vaca. No se debe de tener más de cuatro días, una vez abierto el envase, es mejor congelarla, ya que se adecua para este fin.

fuente: nutricion.pro

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario