Intolerancia a la lactosa, es la incapacidad que tienen algunas personas para digerir la lactosa o azúcar que se encuentra en la leche. Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en edad adulta, y aunque no es un padecimiento delicado, genera molestos síntomas.

La ingesta de leche es necesaria por lo menos durante los primeros seis meses de vida, ya que contiene calcio, proteínas, vitaminas e incluso anticuerpos para el desarrollo del niño, explicó el doctor Virgilio Marroquín Jiménez, gastroenterólogo de la Unidad de Medicina de Alta Especialidad (UMAE) “San José” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Puebla, quien además refirió que si una persona es intolerante a la lactosa, puede suprimir el consumo de lácteos siempre y cuando compense la falta de calcio consumiendo otros alimentos.

Este tipo de trastorno en niños suele provocar desnutrición, retardo en el crecimiento, pérdida de peso y en casos agudos ocasiona diarreas con inflamación a nivel del recto por el exceso de evacuaciones y por la deshidratación.

El especialista explicó que al consumir leche, la proteína de la lactosa se desdobla en el intestino en dos azúcares simples: glucosa y lactosa. Con este procedimiento se tiene cierta cantidad de lactasa, la cual propicia una adecuada digestión.

Asimismo, abundó que en las vellosidades del intestino delgado se produce la lactasa. Cuando llega el producto lácteo se digiere, se procesa y la persona no presenta ningún problema. Por el contrario, la intolerancia a la lactosa se presenta cuando este intestino no produce suficiente enzima lactasa.

El doctor Marroquín Jiménez, refirió que al haber alteraciones en la cantidad de lactasa es cuando comienzan los síntomas, los cuales, pueden variar en intensidad dependiendo de la cantidad y frecuencia con que se toma la leche. Dolor, distensión o inflamación abdominal, diarrea y gases o flatulencias son los síntomas comunes.

La diarrea provocada por intolerancia a la lactosa se puede presentar entre dos y ocho veces al día. “Es un hecho que a mayor edad, hay mayor deficiencia de lactasa”, dijo el especialista.

Para el tratamiento, mencionó que después de hacer al paciente una prueba de intolerancia a la lactosa consistente en retirar de la dieta alimentos de origen lácteo tales como leche, requesón, yogurt, malteadas, quesos, etcétera, durante cuatro semanas mejorará, sin embargo, el no consumir leche puede derivar en la falta de calcio, vitaminas y proteínas.

En ocasiones, es necesario realizar un examen de biometría hemática o un examen simple de evacuaciones para valorar la acidez. En el caso de que un adulto sufra de intolerancia a la lactosa, generalmente él mismo suspende los alimentos lácteos de su dieta por lo que es raro que llegue a tener complicaciones a futuro.

El especialista destacó la importancia que tiene la leche en el ser humano, no obstante, en la actualidad existen infinidad de sustitutos de leche en el mercado como son leche de soya, de arroz, de cabra o deslactosada, por mencionar algunos.

Finalmente, el doctor Marroquín Jiménez recomendó a quienes padecen de intolerancia a la lactosa suplir la falta de calcio con alimentos como frutas y verduras de hoja verde, brócoli, o con otros productos, como la sardina, salmón, camarón y ostras, los cuales tienen altos contenidos de calcio.

fuente:  poblanerías

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario