Síndrome de Intestino Irritable, un Mal Funcionamiento del Tubo Digestivo

Síndrome de Intestino Irritable, un Mal Funcionamiento del Tubo Digestivo

El síndrome de intestino irritable es uno de los trastornos funcionales digestivos que más incidencia tienen en nuestro país. Afecta más a mujeres que a hombres pero su prevalencia hace que un 7% de la población en general lo padezca. A pesar de no revertir gravedad, el síndrome de intestino irritable merma de forma significativa la calidad de vida. El doctor Fermin Mearin, jefe del servicio de aparato digestivo del Centro Médico Teknon, y Presidente de la Asociación Española de Gastroenterología, explica en qué consiste el síndrome de intestino irritable y como convivir con él.

Intestino Irritable

El síndrome de intestino irritable, contrariamente a lo que su nombre pueda inducir a pensar, no produce inflamación en el intestino sino que está más sensible antes determinados alimentos, circunstancias e incluso disgustos. La alteración se produce en los movimientos del intestino con lo que los pacientes sufren molestias abdominales, dolor y alteración de las deposiciones tanto en forma de diarrea como de estreñimiento. El intestino no se mueve de forma adecuada ni coordinada sino que lo hace o más deprisa o más lento de lo normal, y al acudir al médico, estas alteraciones, no aparecen reflejadas en ninguna prueba. Con lo que el paciente se somete a análisis, colonoscopias, etc. sin que aparezca reflejo de esta alteración.

¿A qué es Debido?

Algunos pacientes pueden tener mala absorción de la lactosa o de la fructosa, pero en muchas ocasiones el síndrome de intestino irritable no obedece a eso. Dependiendo del día el intestino funcionará de una manera u otra con lo que puede que un día un alimento nos siente bien y que al día siguiente no. Todo depende del estado del tubo digestivo. Por eso se recomienda comer relajado y tranquilo ya que el estado anímico influye en esta patología.

Tratamientos

Una vez diagnosticado se disponen de herramientas para mejorar la calidad de vida del paciente. Existen medicamentos que ayudan a quitar el dolor, otros que mejoran la diarrea, y algunos que controlan el estreñimiento y la urgencia defecatoria. De hecho éste es uno de los síntomas más molestos del síndrome del intestino irritable, que el paciente siente ganas de ir al baño y lo tiene que hacer de forma urgente. En ocasiones basta con tomar estos medicamentos, pero en otras la calidad de vida se ve tan alterada que la repercusión psicológica que tiene hace que la persona deba ir a psicoterapia.

Probióticos

Se han realizado diversos estudios para valorar los beneficios de los alimentos probióticos en los pacientes con síndrome de intestino irritable, y los resultados han sido positivos. Los probióticos son las bacterias buenas que se  pueden administrar al ser humano y que quedan en el intestino, ejerciendo una acción positiva sobre la salud.  Se ha comprobado que algunos probióticos como Lactobacillus Plantarum 299V mejoran el dolor y la distensión abdominal. No hay que olvidar que nuestro colon está lleno de bacterias con las que convivimos bastante bien, pero algunas de ellas fermentan y se convierten en gas, manifestándose en forma de hinchazón. Por eso lo que hay que hacer es sembrar la zona de bacterias beneficiosas para que disminuyan los síntomas molestos.

Consejos Generales

Lo que un paciente que presente este cuadro debe hacer es acudir a un buen especialista para que confirme su diagnóstico. En ocasiones el cambio de dieta, comer alimentos menos flatulentos y evitar las grasas, mejora este síndrome. Por otra parte habrá que tomar esos medicamento que ayudan en casos de diarrea o estreñimiento, y en caso de que aparezcan cuadros de depresión o ansiedad no hay que dudar en recurrir a un profesional que nos ayude. Determinados probióticos pueden ayudar también a estos pacientes con hinchazón ambominal, gases, pesadez y alteraciones del ritmo deposicional.

fuente: Vivir Mejor

Otras publicaciones que pueden ser de tu interes

Share

Etiquetas: , , ,

3 comentarios sobre Diferenciar Intolerancia e Intestino irritable

  1. Daniel dice:

    Flipo en colores. Me da la sensación de que muchos diagnósticos de intolerancia a la lactosa esconden otras dolencias, pero lo cómodo es decir que cuides la dieta evitando lactosa y dejes de dar la lata sanitaria. Después de ir de aquí para allá por esta web llego a la conclusión de que no sé si soy intolerante de verdad, si tengo colon irritable o si tengo cualquier otra cosa más grave que algún día irrumpirá cuando ya no se pueda hacer nada. Por qué será que mi mejor médico, que soy yo mismo, intuye que lo que tengo me lo ha producido alguno de los medicamentos que tomo para otras cosas, que mi médico lo sabe y se niega a confirmármelo. Lo cierto es que lo que pasa en mis intestinos me tiene desconcertado y muy preocupado.

  2. admin dice:

    Partiendo de la base de que ni soy médico, ni esta es una web médica, entiendo que son enfermedades difíciles de diagnosticar para cualquier profesional. De todas formas, lo que si te digo es que según mi médico, es mucho mejor ser intolerante a la lactosa (relativamente fácil de diagnosticar) que tener intestino irritable ya que, esto es mucho más problemático.
    Mucho ánimo e intenta confiar en los profesionales (te entiendo ya que en mi caso también pasó mucho tiempo hasta que me diagnosticaron) que ya verás como ellos son los que más te van a ayudar.

  3. Maria Capriglione dice:

    En castellano,respetuosos saludos agradecimiento y admiracion fui dianosticada:”Gastritis Inflamacion cronica”y sus drivaciones:no lacteos luego depresion y celiaco(muchos examines no resultados)
    Toda mi vida he sido de poco comer y extremadamente delgada y ahora con mi estomago cada dia mas inflamado ycronico; hasta siento
    verguenza, esto me deprime mucho,y para colmo de males ahora se me presenta una congestion en el pecho,nauseas y dolor de cabeza,voy al medicos sin resultados, gracias por su tiempo y bendicione Maria

Deja un comentario